Haus M: nuestra primera obra fuera de España…

Haus M: nuestra primera obra fuera de España…

Pues sí… después de romper varios cántaros yendo y viniendo a la fuente, por fin arranca nuestra primera obra internacional… Se trata de una casita de vacaciones en medio de los Alpes austríacos, en la región de Vorarlberg. El solar, situado a media ladera en un estrecho valle y orientado a sureste, disfruta de unas vistas espectaculares. En invierno basta con dejarse deslizar ladera abajo para llegar al remonte de la pista de esquí, y en verano se puede disfrutar de unos paseos maravillosos (con desnivel, claro) directamente desde la puerta de casa. Vamos, que la vecina se podría llamar Heidi… Para que os hagáis una idea esta es la vista desde el solar…     Como no podía ser menos en esta zona, la casa (a excepción de los muros de contención de planta baja) está íntegramente construida con madera: muros exteriores, divisiones interiores, forjados y fachada.  Esta región de Austria, de lógica tradición maderera, es especialmente conocida por haber sabido conjugar desde los años 80 la experiencia y el conocimiento secular en el uso del material con una apuesta desacomplejada por la arquitectura moderna, el uso de las últimas tecnologías y la sostenibilidad. De hecho, desde el primer momento los clientes (una familia “normal” de la zona) estaban decididos a construirse una casa contemporánea, sin caer en el simple mimetismo con las viviendas tradicionales del entorno.     Por lo demás, el programa está pensado para estancias cortas y, a pesar de las reducidas dimensiones, sí que incorpora elementos de la arquitectura tradicional, como el ámbito exterior previo a la entrada y protegido de la nieve (“Schopf”)... read more
Castillos de arena

Castillos de arena

¿Quien no ha jugado a hacer castillos de arena en la playa? No hace falta ser arquitecto pero nos da ventaja y hasta el mismísimo Le Corbusier se atrevía con ellos. Un grupo de investigación de la Universidad de Ámsterdam ha publicado un estudio en la revista Nature sobre cómo construir un castillo de arena perfecto. Según los autores del estudio, la clave está en no usar más de un 1% de agua. La cantidad que se eche a la mezcla ha de medirse con mucha precisión: si lo hacemos bien, podremos construir castillos de varios metros de altura, pero si añadimos más de la cuenta, la construcción acabará por derrumbarse por la inconsistencia de la mezcla.  A pesar de que se emplea tiempo y esfuerzo en construirlos,  no se puede evitar que se los lleven las olas del mar. Los castillos de arena tienen el triste destino de ser bellos y efímeros. Pero si sois lo bastante buenos y estáis sedientos de concursos, los más famosos son los de Sidney o, en Europa, el de Blanquenberge (Bélgica). No es necesario estar colegiados ni cumplir con el código técnico. Con referencias como la arquitectura orgánica del primer Aldo Rossi, Gottfried Bohm, la sede de la filarmónica de Berlín de Hans Scharoun o la catedral de  Abidjan de Aldo Spirito, Calvin Seibert hace auténticas esculturas arquitectónicas demostrando que la arquitectura moderna tiene cabida en las playas.  Por si los castillos os aburren, os mostramos el trabajo de Jim Denevan, que usa la arena como lienzo para dibujar obras de tamaño épico con precisión matemática. Con esta imagen tan refrescante de... read more
Bubble: Surrealismo poético-visual

Bubble: Surrealismo poético-visual

La serie de fotografías titulada “Bubble” fue creada por el fotógrafo de moda Melvin Sokolsky para la colección de primavera de la revista Harper’s Bazaar en el año 1963. Inspirada en “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, retrata a la modelo Simone D’Aillencourt flotando en una burbuja transparente por las calles de París. Nacido y criado en Nueva York, Sokolsky fue una figura destacada en la “eclosión” de la fotografía de moda en los años 60. Empezó a trabajar para la revista Harper’s Bazaar con 21 años, aunque simultáneamente también colaboró con Esquire, McCall’s y Show. Después de más de una década como fotógrafo profesional, en 1969 empezó a trabajar en paralelo como director de cine, sobre todo en el campo de la publicidad y en 1975 se mudó a Los Ángeles. Carente de formación académica, quizá fue precisamente eso lo que le permitió aproximarse a la fotografía con una irreverencia y un estilo totalmente personales e innovadores. Este sugerente reportaje (sin duda el más conocido de todos) mezcla por un lado surrealismo, poesía, belleza, imaginación, alarde técnico… (hay que recordar que no había Photoshop). Pero también, por otro, resultan fascinantes las lecturas tangenciales que admite en relación con temas tan “arquitectónicos” como el espacio, la ciudad, las leyes físicas, la proporción, las relaciones sociales, la dualidad público-privado… Todos estos aspectos (no sé si conscientes en la intención del fotógrafo), me parece que le confieren a estas imágenes (más allá, insisto, de su belleza “bidimensional”) una fuerza y una capacidad de evocación como juego urbano-arquitectónico realmente sorprendentes. Como dato “técnico”, la burbuja estaba compuesta por dos semiesferas... read more
Haus-Rucker-Co: Regreso al futuro

Haus-Rucker-Co: Regreso al futuro

Flyhead, Environment Transformer, 1968 Haus-Rucker-Co fue un grupo vienés fundado en 1967 por los arquitectos Laurids Ortner, Günther Zamp Kelp y el pintor Klaus Pinter, al que más tarde se unió el también arquitecto Manfred Ortner. Su trabajo exploró el potencial de representación de la arquitectura a través de instalaciones y “happenings” en las que usaban sobre todo estructuras neumáticas y dispositivos protésicos que alteraban la percepción del espacio. Mind Expander, 1967 Se encuadran por tanto dentro de la corriente utópico-experimental de los 60 que desarrollaron grupos como Archigram, Superstudio, Archizoom, Ant Farm, Coop Himmelblau,… Dentro de ese movimiento, Haus-Rucker-Co destaca por el énfasis en el tema de la percepción sensorial y por sus diseños para crear medioambientes experimentales alterados tecnológicamente. Su trabajo más sugerente fue, sin duda, la serie de artefactos diseñados entre 1967 y 1969 para su Programa de Expansión Mental. Burbujas, cápsulas y máscaras para distorsionar la percepción personal y las relaciones con los otros que no sólo alteran el entorno físico sino también crean espacios sicológicos. Flyhead, Viewatomizer y Drizzler, 1968   Environmental Transformer, 1968 Otro trabajo en esa línea fue Yellow Heart, de 1968. Una cápsula para 2 personas que se inflaba y desinflaba rítmicamente imitando los latidos de un corazón. Yellow Heart, 1968 Influidos por las ideas situacionistas, Haus-Rucker-Co crearon también instalaciones en espacios públicos donde el espectador se volvía participante y un elemento activo del entorno, dejando de ser por tanto mero espectador pasivo. Dentro de este grupo se encuentran actuaciones como Oase nr. 7, una protuberancia esférica de 8 metros de diámetro adosada a un edificio en el marco de la... read more
Concurso del Nuevo Centro de Depósito e Investigación de los Museos del Tirol (Austria)

Concurso del Nuevo Centro de Depósito e Investigación de los Museos del Tirol (Austria)

Os presentamos nuestra última incursión en el extranjero. Se trata del concurso internacional para la construcción del nuevo Centro de Depósito e Investigación de los Museos del Tirol ( Austria ). El solar, ubicado en Hall, localidad cercana a Innsbruck, tiene un desnivel de 8 m y se encuentra en el lado norte del valle del rio Inn. Con los alpes como fondo, se encuentra en una típica extensión dispersa de las ciudades medias centroeuropeas, sin referencias muy marcadas. El edificio acoge dos programas complementarios, pero con necesidades muy diversas. Por un lado, los depósitos, que alojarán las colecciones no expuestas, suponen el 75 % del programa. Es una zona inerte, sin iluminación y con elevadas prestaciones a nivel de control climático. Por otro, los talleres de restauración tan sólo requieren del 25 % de la superficie, y se agrupan en departamentos autónomos. La solución propuesta busca la sencillez y claridad casi diagramática de la disposición de usos. Los depósitos solucionan, como un zócalo escalonado, el desnivel del solar, generando un podio donde apoyar los talleres. Éstos se ordenan en torno a un claustro, con una solución modular, ligera y abierta. Constructivamente se produce la misma dualidad. El zócalo, masivo y de elevada inercia térmica, de hormigón al interior y tapial al exterior, consigue hacer más amable el contacto con la ciudad mediante el uso de una textura más cercana. Los talleres, ligeros, de estructura de madera y vidrio, se abren al claustro y a la iluminación natural.  Si bien esta vez nos quedamos en la segunda vuelta, estamos muy contentos de la solución... read more
Ken Adam: El arquitecto 007

Ken Adam: El arquitecto 007

Entre 1962 y 1979, Sir Kenneth Adam, nacido (como Klaus Adam) en Berlín en 1921 y emigrado a Inglaterra en 1934, diseñó casi todos los decorados de las películas más famosas de James Bond. Desde el apartamento supermoderno y subterráneo del “Dr. No” (1962) o el Fort Knox de “Goldfinger” (1964), pasando por la central de Blofeld, oculta en un volcán artificial, en “Sólo se vive dos veces” (1966) y hasta las naves espaciales de “Moonraker” (1979), Ken Adam diseñó ilusiones espectaculares de arquitectura para el público de todo el mundo. Influenciado por la escenografía expresionista de “El gabinete del Dr. Caligari” o “El testamento del Dr. Mabuse” y después de estudiar un par de años en la Bartlett School of Architecture (hasta que empezó la Segunda Guerra Mundial), en 1948 se introdujo en el mundo del cine como delineante, trabajando en la década de los 50 en películas como “Ben Hur” o “La vuelta al mundo en 80 días”, por la que obtuvo su primera nominación a los Oscar. A medida que fue asumiendo cargos más importantes en el Diseño de Producción, y frente a la influencia del cine neorrealista, Ken Adam siempre defendió la construcción virtual de los espacios y las arquitecturas simbólicas de sus películas.   Desde las ensoñaciones del futurismo italiano hasta las espectaculares viviendas californianas de John Lautner, sus diseños recogen una curiosa amalgama de influencias y reflejan un mundo entre extravagante y vanguardista que marcó decisivamente la atmósfera de las películas y sedujo a toda una generación de espectadores. Aparte de la saga de Bond, Adam trabajó en películas inolvidables como “Dr. Strangelove”... read more