Bubble: Surrealismo poético-visual

Bubble: Surrealismo poético-visual

La serie de fotografías titulada “Bubble” fue creada por el fotógrafo de moda Melvin Sokolsky para la colección de primavera de la revista Harper’s Bazaar en el año 1963. Inspirada en “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, retrata a la modelo Simone D’Aillencourt flotando en una burbuja transparente por las calles de París. Nacido y criado en Nueva York, Sokolsky fue una figura destacada en la “eclosión” de la fotografía de moda en los años 60. Empezó a trabajar para la revista Harper’s Bazaar con 21 años, aunque simultáneamente también colaboró con Esquire, McCall’s y Show. Después de más de una década como fotógrafo profesional, en 1969 empezó a trabajar en paralelo como director de cine, sobre todo en el campo de la publicidad y en 1975 se mudó a Los Ángeles. Carente de formación académica, quizá fue precisamente eso lo que le permitió aproximarse a la fotografía con una irreverencia y un estilo totalmente personales e innovadores. Este sugerente reportaje (sin duda el más conocido de todos) mezcla por un lado surrealismo, poesía, belleza, imaginación, alarde técnico… (hay que recordar que no había Photoshop). Pero también, por otro, resultan fascinantes las lecturas tangenciales que admite en relación con temas tan “arquitectónicos” como el espacio, la ciudad, las leyes físicas, la proporción, las relaciones sociales, la dualidad público-privado… Todos estos aspectos (no sé si conscientes en la intención del fotógrafo), me parece que le confieren a estas imágenes (más allá, insisto, de su belleza “bidimensional”) una fuerza y una capacidad de evocación como juego urbano-arquitectónico realmente sorprendentes. Como dato “técnico”, la burbuja estaba compuesta por dos semiesferas...
Haus-Rucker-Co: Regreso al futuro

Haus-Rucker-Co: Regreso al futuro

Flyhead, Environment Transformer, 1968 Haus-Rucker-Co fue un grupo vienés fundado en 1967 por los arquitectos Laurids Ortner, Günther Zamp Kelp y el pintor Klaus Pinter, al que más tarde se unió el también arquitecto Manfred Ortner. Su trabajo exploró el potencial de representación de la arquitectura a través de instalaciones y “happenings” en las que usaban sobre todo estructuras neumáticas y dispositivos protésicos que alteraban la percepción del espacio. Mind Expander, 1967 Se encuadran por tanto dentro de la corriente utópico-experimental de los 60 que desarrollaron grupos como Archigram, Superstudio, Archizoom, Ant Farm, Coop Himmelblau,… Dentro de ese movimiento, Haus-Rucker-Co destaca por el énfasis en el tema de la percepción sensorial y por sus diseños para crear medioambientes experimentales alterados tecnológicamente. Su trabajo más sugerente fue, sin duda, la serie de artefactos diseñados entre 1967 y 1969 para su Programa de Expansión Mental. Burbujas, cápsulas y máscaras para distorsionar la percepción personal y las relaciones con los otros que no sólo alteran el entorno físico sino también crean espacios sicológicos. Flyhead, Viewatomizer y Drizzler, 1968   Environmental Transformer, 1968 Otro trabajo en esa línea fue Yellow Heart, de 1968. Una cápsula para 2 personas que se inflaba y desinflaba rítmicamente imitando los latidos de un corazón. Yellow Heart, 1968 Influidos por las ideas situacionistas, Haus-Rucker-Co crearon también instalaciones en espacios públicos donde el espectador se volvía participante y un elemento activo del entorno, dejando de ser por tanto mero espectador pasivo. Dentro de este grupo se encuentran actuaciones como Oase nr. 7, una protuberancia esférica de 8 metros de diámetro adosada a un edificio en el marco de la...
Ken Adam: El arquitecto 007

Ken Adam: El arquitecto 007

Entre 1962 y 1979, Sir Kenneth Adam, nacido (como Klaus Adam) en Berlín en 1921 y emigrado a Inglaterra en 1934, diseñó casi todos los decorados de las películas más famosas de James Bond. Desde el apartamento supermoderno y subterráneo del “Dr. No” (1962) o el Fort Knox de “Goldfinger” (1964), pasando por la central de Blofeld, oculta en un volcán artificial, en “Sólo se vive dos veces” (1966) y hasta las naves espaciales de “Moonraker” (1979), Ken Adam diseñó ilusiones espectaculares de arquitectura para el público de todo el mundo. Influenciado por la escenografía expresionista de “El gabinete del Dr. Caligari” o “El testamento del Dr. Mabuse” y después de estudiar un par de años en la Bartlett School of Architecture (hasta que empezó la Segunda Guerra Mundial), en 1948 se introdujo en el mundo del cine como delineante, trabajando en la década de los 50 en películas como “Ben Hur” o “La vuelta al mundo en 80 días”, por la que obtuvo su primera nominación a los Oscar. A medida que fue asumiendo cargos más importantes en el Diseño de Producción, y frente a la influencia del cine neorrealista, Ken Adam siempre defendió la construcción virtual de los espacios y las arquitecturas simbólicas de sus películas.   Desde las ensoñaciones del futurismo italiano hasta las espectaculares viviendas californianas de John Lautner, sus diseños recogen una curiosa amalgama de influencias y reflejan un mundo entre extravagante y vanguardista que marcó decisivamente la atmósfera de las películas y sedujo a toda una generación de espectadores. Aparte de la saga de Bond, Adam trabajó en películas inolvidables como “Dr. Strangelove”...
La casa de acero de la Bauhaus

La casa de acero de la Bauhaus

A finales de 1926 se construyó en Dessau, en la entrada de la colonia Törten, un prototipo de vivienda prefabricada construida con acero, promovido por Gropius y la Bauhaus. El proyecto fue ideado por Georg Muche y el joven arquitecto Richard Paulick. En realidad querían desarrollar un modelo de vivienda que pudiera ir creciendo a la vez que fuera aumentando el tamaño de la familia, pero la necesidad de un perfil especial, demasiado costoso en la época, hacía imposible su realización. Así que se limitaron a lo que ofrecían las posibilidades constructivas disponibles en ese momento. La vivienda se componía de dos prismas anexos de diferente altura, cuya apariencia está marcada por la verticalidad de las ventanas y las divisiones derivadas del sistema constructivo. Los elementos metálicos fueron realizados por Carl Kästner, una empresa de cajas fuertes de Lepzig, utilizando perfiles verticales en forma de doble T, separados 1,5 m. y fijados directamente a la losa de cimentación. Sobre esos perfiles se fijaban paneles de acero de 3 mm de espesor, sujetados mediante un perfil-grapa suplementario, y que venían de fábrica con los taladros preparados para montar in situ las puertas y ventanas. Aún así, el alto grado de prefabricación permitía montar la casa en un tiempo relativamente breve. Hacia el interior las paredes consistían en una cámara de aire de 6 cm, 2 cm de aislamiento de Torfoleum (paneles de turba prensada, muy usados en la primera mitad del siglo), bloques de viruta de 5 cm y ,como acabado, paneles de cartón-yeso empapelados. Para la cubierta plana se empleó un doble tablero de madera con enrastrelado intermedio y...
Zlin y Thomas Bata, el sueño de lo Moderno…

Zlin y Thomas Bata, el sueño de lo Moderno…

Cuando Le Corbusier visitó Zlín en 1935, vió hechos realidad sus principios para una ciudad moderna: “Zlín es un fenómeno brillante. Me he recorrido viajando el mundo entero y, a pesar de eso, aquí me siento realmente como en un nuevo mundo”. En 1894, Thomas Bata y sus hermanos montaron una empresa de zapatos con 50 empleados en su pueblo natal, Zlin (República Checa), que por aquel entonces tenía una población de 2500 personas. La producción diaria era de 50 pares de zapatos. 40 años más tarde, 30.000 trabajadores, la mayoría residentes en la propia ciudad, fabricaban al día 200.000 pares. Más allá de los aspectos empresariales y económicos del desarrollo de la empresa (influenciados por el Taylorismo que conoció en varios viajes a los EEUU y que exceden el objeto de este post), la transformación en paralelo del complejo fabril y de la propia ciudad constituyen un caso único en Europa de la aplicación práctica de las ideas del Movimiento Moderno (y la Modernidad en general) a la planificación socio-urbanística. Primero desde la dirección de la empresa y luego como alcalde a partir de 1923, Thomas Bata se propuso hacer de Zlin una ciudad modelo, conforme a las nuevas ideas sobre estandarización, zonificación, ciudad-jardín, arquitectura moderna y el progreso en general que empezaban a propagarse en esos años. ZLIN: en rojo, los edificios de Bata entre 1917 y 1944  (Fuente: Baunetzwoche 158) Para ello contó en un principio con los servicios de Jan Kotera, profesor de la Academia de Bellas Artes de Praga y, tras la muerte de éste en 1923, de František Lydie Gahura, alumno del anterior,...
Paseo por Zamora

Paseo por Zamora

Zamora es una ciudad pequeña, algo más de 66.000 habitantes, y alejada de los circuitos turísticos, pero una visita de gran interés para cualquier amante de la arquitectura. Desde este post queremos compartir con vosotros nuestra imagen de la ciudad. Fue la primera ciudad del mundo con cobertura global Wifi, recibiendo el proyecto, llamado “Zamora Hot City”, el Nobel de la informática, el “Computerworld Honors”, aunque el servicio acabó por desaparecer. Todo el casco histórico está perfectamente cuidado y tiene, además de pequeños espacios ajardinados, plazas y abundantes bancos, un pavimento de granito que unifica el recorrido. En él se pueden ver 14 iglesias,  un castillo, murallas, un puente, dos palacios y nueve casas de estilo Románico, alguna fachada gótica o renacentista, y 19 edificios modernistas, pero sobre todo obras de los mejores arquitectos españoles de este siglo. Siguiendo el recorrido desde el perímetro de la ciudad amurallada, y empezando por una obra de un clásico de la arquitectura moderna española, planteamos un recorrido por ocho de las obras nuevas más singulares de la arquitectura contemporánea de Zamora. Ver Paseo por Zamora. en un mapa más grande Alejandro de la Sota, construyó estas viviendas con 43 años (1956-57), ya experimentado en proyectos de vivienda de los poblados de absorción, y a punto o ya dentro de la redacción de sus primeros proyectos de madurez (TABSA, Miraflores, Gobierno Civil…) Su acercamiento siempre sencillo y respetuoso al entorno genera el primer diálogo entre la ciudad histórica existente y el nuevo lenguaje moderno. Nuevas composiciones, nuevos materiales, nuevas soluciones, pero siempre desde el respeto. Seguimos la Calle Santa Clara hasta la Plaza...